miércoles, 6 de octubre de 2010

Dejen que Mi Luz los invada y los abrace


Señor, gracias por abrazarnos con Tu Misericordioso Corazón y por hacernos saber cuán importante para Tu Corazón es HACER EL BIEN, cuán válido es ocuparse de los que NO TIENEN AMOR y cuán necesario es ayudar a abrir el corazón a Tu Verdad.
Ya sé, Señor, que es urgente y necesario que las almas se dejen iluminar y se vuelvan a Tu Corazón. Sólo en Tu Corazón estamos cobijados y resguardados. Sólo en Vos, Padre de Eterna Misericordia, podemos estar amparados y colmados de paz y bondad.
"Cuán frágiles son, y aún no dimensionan lo importante que es estar bajo Mi Luz y amparo.
¿Por qué reniegan y no descansan en Mí?
¿Porqué temen y no se abandonan a Mi providente AMOR?
Los colmo de gracias y les concedo una luz de esperanza para que CREZCAN en Amor y Caridad, y vosotros muchas veces obstruís Mis fuerzas, las que hacen posible estar en Mi Paz y VIVIR bajo Mi protección.
Los irradio con Mi Luz de misericordia y cerráis vuestros ojos del alma; Me negáis la entrada a vuestro interior. ¿Cómo puedo iluminaros si vosotros no estáis dispuestos a VIVIR en Mí? No condicionen sus vidas. Sólo déjense AMAR y VIVIRÁN también para AMAR. Dejen que Mi Luz los invada y los abrace para que sean pedacitos de AMOR que jamás se apaga, una llama de AMOR eterno que se enciende con fuerzas y perdura para siempre".

3 comentarios: