martes, 28 de diciembre de 2010

Nos refugiamos bajo el amparo de María Nuestra Madre del cielo


Papá del cielo, cuántos disgustos te causamos; cuánta agonía sufre tu Corazón y cuánta desolación al vernos tan distantes y ensimismados.
Señor, te suplicamos nos hagas reconstruir nuestras falencias para que se transformen en gratitud y gozo para tu Corazón, para que nos libres del oprobio y del desgarro que envuelve al mundo; para que nos libres de esa bruma que entorpece nuestro camino hacia tu Corazón.
Cuídanos, Padre Bueno.
Bajo tu amparo y el de María Nuestra Madre del cielo nos refugiamos y bajo los rayos misericordiosos que emanan de tu glorioso corazón. Amén.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Soy socorro para los que Me buscan abrumados por el mundo


Señor, hazme vivenciar Tu Presencia y sáname de toda imperfección para que puedas permanecer siempre a mi lado. Así podré, Padre Misericordioso, mostrarte sin evidenciar mi nada sólo Tu Bondad y Tu Simpleza, sólo Tu Misericordia y Tu magnánimo Corazón.
"Soy socorro para los que Me buscan abrumados por el mundo.
Hija Mía, sé cuánto cuesta mostrarMe cuando no se es perfecto, pero considera que estás en el camino y que va muy cerca de Mi Corazón.
Mira cuántos caminan en una desolación y en un desierto de amargura y soledad; necesitan iluminar sus pasos y conocerMe; necesitan saber que existe alguien que los ama y que dio su vida con generoso AMOR, por amor a sus hijos, por amor a las almas que necesitaban de su Vida, de su Pan que es PUREZA y FORTALEZA para que crezcan y puedan comprender tan maravilloso misterio, tan elocuente abrazo de Misericordia.
No estés triste, alma Mía.
En la medida que Me hagas conocer, obraré más en tu corazón".

lunes, 29 de noviembre de 2010

Cuán provechoso es recoger de Mi Corazón las gracias para vuestra salvación




Señor, cuánto fruto obró Tu salvífica Presencia en el oratorio; cuántos corazones esperanzados y animados en el camino de adorar y venerar tan grata plenitud, tan grata FORTALEZA para aquietar nuestras fragilidades y transformarlas en consuelo para Tu Corazón.
Señor, Tu Presencia irradia AMOR GENEROSO Y MISERICORDIOSO.
Tu Corazón destila paz y bondad, nos abrazas con Tu insondable luminosidad y nos acaricias el alma con Tu Verdad. Enséñanos, Padre de eterna MISERICORDIA, a aceptar todo misterio como un candente obsequio que devela Tu paciente y humilde Corazón, porque pese a todos los oprobios y desatinos que recibes, siempre estás para acercarnos más a Tu Misericordia.
Restauras nuestras falencias y nos consuelas con gracias que nos protegen de tantas irregularidades mundanas; Tú solo PUEDES IRRADIAR NUESTRAS ALMAS Y HACERNOS MERECEDORES DE TU BONDAD Y MISERICORDIA.
Gracias, Padre Bueno, por todo lo que derramas en nuestro caminar hacia Tu Morada de eterno AMOR; SOS SUSTENTO Y FUERZA QUE NOS SUBLIMA Y NOS CONSUELA.
"Lejos de Mi Corazón hallarán desconsuelo y desasosiego; junto a Mi Corazón, Perdón, Amor, Paz, Consuelo y Descanso.
Cuán provechoso es recoger de Mi Corazón las gracias para vuestra salvación.
Anhelen pertenecerMe y oren para que estén siempre dispuestos a para recibirMe y amarMe.
Bendigo vuestra entrega y vuestro empeño por hacerme conocer.
Mi Verdad es grato consuelo y eficaz remedio para vuestras heridas y desconsuelos.
Mi Verdad es punto fruto de un Amor puro y misericordioso.
Quien se une a ella se une a Mi Corazón".

viernes, 19 de noviembre de 2010

Bienaventurados los que esperan siempre en Mi Misericordioso Corazón


Gracias, Señor, por todo lo que permites para nuestro bien y para Tu mayor gloria. Gracias por regalarnos hoy y muchas otras veces, la alegría para disfrutar de la naturaleza. Gracias porque si evidenciamos regocijo al contemplar los cerros nevados es porque fuiste y serás siempre su artífice y nosotros, gracias a tantas maravillas, nos podemos deleitar en ellas sin dejar de lado los espirituales consuelos que nos asoman a Tu Verdad.
Papá del cielo, quita el dolor de nuestras almas y alívianos para que no decaigamos, sino para que, FORTALECIDOS con Tu gracia podamos enseñar a AMARTE y respetar lo que Tú, Padre de Misericordia y bondad, nos pides, para que seamos salvos y santos.
"En la abundancia de Mi Corazón descansa vuestra humildad y evidencia vuestra alma un gran gozo al contemplarMe, adorarMe y alabarMe. Busquen unificar vuestros sentimientos con los de Mi Corazón, para que juntos podamos llegar a la cima de un horizonte pleno de luz y verdad.
Bienaventurados los que están siempre esperando en Mi Misericordioso Corazón, que todo lo transforma y todo lo convierte en su luz gloriosa y eficaz.
Cuán grato es para Mi Corazón que sean verdaderos discípulos impregnados de Verdad y de AMOR.
Cuántos sollozos llegan a Mi Corazón y cuánto dolor evidencian Mis hijitos, quienes conviven en un mundo que daña y desgarra, que sólo sabe desunir y herir.
No se preocupen, Mis pequeños hijitos de Mi luz; les proporciono Mis fuerzas y todos vuestros sollozos serán gloriosa luz en vuestra eternidad".

lunes, 15 de noviembre de 2010

Vivan siempre fieles a Mi Bondadoso Corazón


Señor, cuánto gozo evidencia mi alma. Tú concediste esta gracia tan abundante; Tú, Señor, permites todo para que se haga posible todo cuanto Tu Corazón anhela.
Gracias Padre Bueno y Misericordioso por concederme tantos consuelos, por interceder ante Mi debilidad y hacerme fuerte y darme ánimo. Sos puro AMOR y Misericordia. Sos mi Pastor, en quien pongo todo mi ser, mi nada.
Te doy gracias nuevamente por el AMOR y por tanta compasión derramada en las almas, porque Tú puedes todo, porque es tan grande Tu Misericordia que no la limitas y la despliegas con generosidad y dulcedumbre.
Haznos semejantes a Vos, Padre Bueno. Amén.
"En vuestro gozo reina Mi esplendor, en vuestra alegría mi anhelo por iluminar y destellar Mi Bondad y Misericordia.
No olvides, Mi pequeña, vuestra misión es constancia, entrega y confianza, para luego destellar Mi Amor, Mi Verdad y Misericordia.
Los sostengo con Mis luces y gracias para que sean fieles y serviciales, para que lleves en tu corazón una llama ardiente de esplendor, Mi Luz, Mi Paz, Mi Verdad, la que aquieta las almas y las serena.
Es vuestra entrega un grato obsequio para Mi Gloria. Está Mi Corazón deseoso de almas que se entreguen con FIRMEZA y que destellen paz y serenidad.
Reino en vuestra alegría, en vuestro obrar generoso, en vuestra disposición fiel y constante.
Bendigo a las almas serenas que se dejan moldear y amar.
Bendigo vuestro cansancio y vuestro dolor.
Os bendigo en todo quehacer digno de Amor y Caridad.
Anhelen siempre vivir en fidelidad a Mi Bondadoso Corazón.
Sean firmes y perseverantes, sensatos y puros. Amén".

lunes, 8 de noviembre de 2010

Orar es hablar con Mi Corazón




"Todo aquel que VIVE en Mi luz ilumina y puede acompañar amando y consolando. Mis fuerzas son inagotables y los doto de ellas para que iluminen por donde vayan.
Es Mi bondad magnánima y se la dispenso para que puedan remediar los males del mundo.
Sean almas que desplieguen AMOR y PAZ.
Sean constantes al ORAR, no deleguen vuestros compromisos, asúmanlos, sean sumisos a ellos.
No olviden que en todo sacrificio está Mi Corazón latiendo fuertemente, y que si subsiste vuestra entrega subiste el Amor y la FORTALEZA.
El corazón que se abate fácilmente es porque no ha aprendido a ORAR como verdadero hijo fiel y NO VALORA lo que es digno y grato.
ORAR es hablar con Mi Corazón, es aprender a AMAR en profundidad y es olvidarse de sí para que obre Mi Verdad, Mi Corazón Misericordioso.
OREN por las almas necias, por los que conviven en el desorden y por los que se sienten dueños del mundo y dueños de la VIDA de los demás.
OREN para que los sabios se conviertan, y por los que están sumergidos en el abismo del mal.
OREN por las almas que son aniquiladas por el egoísmo; por las lamas de niños que no pueden nunca ver la luz.
OREN para que reine siempre la misericordia y para que renazca nuevamente en los corazones el AMOR y la gratitud, la Bondad y la Mansedumbre".
Señor, Te amo por los que no Te aman, Te alabo por los que no lo hacen, y Te adoro por los que no saben o no pueden hacerlo.
Te agradezco por los que no lo hacen y sólo pido que me protejas de tanta ignominia mundana, de tanta injusticia y desamor.
Abrázanos, Señor, y déjanos reposar en Tu Corazón. Brille en nosotros Tu resplandor. Amén.

jueves, 28 de octubre de 2010

Señor, el solo mirarte en la Eucaristía nos anima a vivir alegres y confiados en Tu Misericordioso Corazón


Señor, Tú que nos concedes el don de amar; que dejaste Tu Vida en la cruz para aliviarnos y hacernos Tus hijos; Tú, Señor, que con tanta generosidad abriste una luz de Misericordia y engendraste el perdón en nuestras almas, enséñanos a VIVIR el AMOR, a VIVIR bajo Tu santa y salvífica protección, haz, Señor, que al igual que Vos, nos abracemos a la CRUZ, que es VIDA y resurrección y recomencemos en un camino pleno y recto, pleno de Tu santidad y pureza, y recto para que no seamos almas que trasluzcan oscuridad sino resplandor y verdad.
Gracias, Padre Bueno, por tan grandes y gratos consuelos, por interceder por nuestra salvación, por hacernos descubrir cuánto vale AMAR de verdad, cuánto amor irradia el alabar y adorar. El sólo mirarte en la Eucaristía nos hace recobrar las fuerzas y nos anima a VIVIR alegres y confiados en Tu Paz, en Tu protección, en Tu MISERICORDIOSO CORAZÓN.
Gracias por tanto Amor y por tan grandes consuelos celestiales.
Vive en nosotros, haz que Te llevemos sin restricciones.
Te amamos, Señor, vive por siempre en nosotros. Amén.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Brille Tu Luz y Tu Esplendor en todas las almas


Señor, Padre Eterno y Misericordioso, templa nuestras almas para obedecer Tu Ley y Tu Verdad.
Gracias, Padre, por todo el AMOR que depositas en nuestras almas, por concedernos Tu Resplandor para comprender Tus sabias palabras, por hacernos VIVENCIAR Tu PRESENCIA y dignificar nuestra débil y frágil humanidad.
Junto a Tu Corazón recorremos los caminos más propicios para nuestra salvación.
Junto a Tu Corazón podemos disfrutar de un atardecer pleno de gozo y luz.
Junto a Vos, Padre Bueno, nos sentimos amados y podemos llevar Tu AMOR a los más carenciados, a las almas indigentes y abrumadas por la soledad del mundo, por la indiferencia y la soberbia.
Brille Tu Luz y Esplendor en todas las almas para mayor gloria y para que se destelle por todas partes el Amor y la Caridad.
Renazca en nosotros Tu Bondad y Tu Mansedumbre, para que impregnados en ellas revivamos Tu resplandor en los corazones oscurecidos por la desdicha y el desamor.
FORTALÉCENOS para que seamos siempre guía y consuelo para los necesitados y perseveremos en el camino que nos conduce a Tu gloria y resplandor. Amén.

lunes, 25 de octubre de 2010

Carta de un niño desde el vientre a su mamá suplicando NO LO MATE


"Mamá, mamita, ¿por qué reniegas tanto de mí? ¿Por qué sólo piensas en aniquilar MI VIDA, si sólo quiero VIVIR para poder abrazarte y decirte cuánto te AMO, cuánto deseo y necesito VIVIR, para cuidarte y hacerte muy feliz?
Sabes, mamá, me parezco a vos, tengo tus ojos, tu mirada, y quisiera que tú tengas Mi Corazón y que sientas lo que yo siento. Así, sólo así, comprenderías cuánto te Amo y necesito.
Si vivo podré acariciarte con mis pequeñas manitos y agradecerte, porque elegiste la VIDA a la muerte.
Si me matas, morirá también tu dignidad de ser madre y jamás podremos abrazarnos y cuidarnos.
Recapacita, mamá, siente mis latidos tan llenos de Amor, porque soy un pedacito de tu Corazón.
Mamá, déjame VER LA LUZ, tengo muchas ganas de mostrarle al mundo el valor de la VIDA, lo valiente que fuiste porque elegiste que naciera y que pudiera gritar con fuerzas en mi primer llanto lo mucho que te AMO.
Gracias, mamá, porque escuchaste los latidos de Mi Corazón".

"Mis hijos, os hablo como Padre y pido encarecidamente que NO MATEN A SUS HIJOS, QUE NO LES NIEGUEN EL DERECHO DE VIVIR. YO SOY EL QUE LES CONCEDE ESE DON MARAVILLOSO PARA QUE CREZCAN EN EL AMOR. NO SEAN INDIFERENTES A SUS HIJOS, SON ELLOS UN PEDACITO DE VUESTRO CORAZÓN. ES UN HIJO RESPLANDOR DE VUESTRO OBRAR.
Muchas veces sois CALVARIO, OSCURIDAD Y FLAQUEZA para el mundo; sois quien interrumpe y aniquila MI OBRA DE SALVACIÓN, apartando a las almas de Mi Paz.
¿Creéis, hijos míos, que desde vuestra indiferencia podéis vencer?
No, hijos míos, sólo buscáis vuestra autodestrucción y la de vuestros hermanos, mis hijos, mis pequeños indefensos.
Creéis controlar vuestros tiempos, haciendo mal uso de él.
Creéis controlar vuestra ira destruyendo y ocasionando pérdidas de valiosos dones que Yo os he obsequiado, para que hagáis de ellos FORTALEZA en vuestra vida y no un CALVARIO OSCURO Y FRÍO.
Reaccionen, hijos míos, poneos ante Mi Presencia, acercad vuestra mano a Mi Corazón y sentid que en cada latido clamo por vuestra conversión, para que no os apartéis de la oscuridad, y para que exalten Mi Luz y Mi Paz en vuestras vidas y en la de vuestros hijos y hermanos".

viernes, 22 de octubre de 2010

No se olviden que nacieron de Mi Corazón y hacia él volverán cuando dejen este mundo


Señor, ¡cuánta necesidad tiene mi alma de hacerte CONOCER, de acercar a Tu Bondad y Misericordia a quienes no han disfrutado de Tu PRESENCIA SALVÍFICA Y REPARADORA!
¡Cuánta necesidad tienen las almas de Tu Resplandor, de esa fuerza sublime que nos hace permanecer en Tu Corazón y desde él obrar tantas maravillas!
Es Tu AMOR, BONDAD, MISERICORDIA, que aniquila toda fuerza que reprime a un obrar digno y constante.
"Mis hijos, deben ser LIBRES. Deben de estar en Mi Gracia para que sean portadores eficaces de AMOR.
Construyan en un mundo que se apoya cada día más en lo que ha nublado sus almas y les ha quitado fuerzas y ánimo.
Les ofrezco lo más puro y sublime, Mi Cuerpo y Sangre, para que transiten sin miedo y sean verdaderos reflejos de Mi Misericordioso Corazón.
Cómo abarcar tantas almas, si se escabullen en un mundo de perversas pautas y se hacen casi imperceptibles a Mi Luz.
Renazcan a un mundo de luz y de AMOR, a una Paz que engrandece vuestras almas, las anima y las hace gozar en la eternidad de Mi Presencia, de Mi Compañía.
Los amo, y por eso estoy tan desgarrado, porque veo sus almas sumergirse en tenebrosas fuerzas que los dañan y los hace perderse en un mundo de horror y maldad.
Hijitos de Mi Corazón, vuélvanse a Mí, sólo Yo podré colmarlos de FUERZAS y les daré PURO AMOR y LUZ para que caminen bajo mi amparo y PROTECCIÓN.
No os aferréis a lo que se desvanece; aferraos a Mí, que Soy sólido y fuerte, y quien obra SOLO AMOR Y BONDAD.
Es Mi Misericordia grata y fiel compañía para vuestra eternidad.
Es la Eucaristía resplandor que renueva y los renace a un glorioso acontecer, los abraza y los libera de sí mismos para unirlos a Mí, para que se hagan SÓLIDOS pilares, plenos de luz y AMOR.
Es Mi Cuerpo y Mi Sangre SOSTÉN eficaz y perpetuo.
Es Mi Cuerpo un alimento que traspasa vuestras debilidades y las transforma en fortaleza, los plenifica y los hace estar alertas a Mi Verdad.
El poder Eucarístico es infinito; los hace pertenecerme por siempre; ilumina vuestras fragilidades y los colma de gracias que son protección en este mundo tan aguerrido y destructor.
SON MIS FUERZAS LAS QUE DEBEN LLEVAR en las almas para jamás perderse y para que sean verdaderos hijos de Mi Luz, de Mi Verdad, de Mi Misericordioso Corazón.
Venturosos son los caminos de quienes ME RECIBEN, ME AMAN y Me hacen conocer.
Estoy en ellos, OBRO en ellos.
Signaos en vuestras vidas ese sello indeleble que aplaca y destruye toda debilidad mundana, la Eucaristía.
Sean constantes en recibirme, ábranse a Mi Luz, ábranse a Mi Verdad.
Soy vuestro único consuelo.
Soy vuestra grata y fiel compañía.
Estoy esperando por vosotros.
Sois mis pequeños hijitos, en quienes confié plenamente.
Sois un pedacito de Mi glorioso Corazón.
No olviden que de Él nacieron y hacia él volverán cuando dejen este mundo. Jesús".

viernes, 15 de octubre de 2010

Irradien Mi Misericordia y esplendor


Señor, perdóname, ¡cuánto Te he ofendido! ¡Cuánto dolor Te causé obrando mal! Te suplico, Padre Eterno, que me ayudes a perseverar en lo que Tú, con tanto Amor, me pides; que me hagas ser un alma dispuesta a entregarlo todo por Amor, por mayor gloria y por anhelo a ser útil para la salvación de las almas.
Bendice, Señor, cuanto OBRE mi pobre corazón; bendice mi lengua, mis pensamientos, y rectifica mi intención.
"De Mi mano y en Mi compañía se recorren los caminos más pedregosos, sin sobresaltos, con calma y serenidad. En Mí vuestra agonía se hace gozo y vuestras dudas consuelo.
No sufras, estoy para sanarlos y aliviarlos. ¿Por qué no revisten su alma con Mi Luz de esperanza y Amor, con Mi paz y Mi perdón, y se vuelven resplandores que iluminen a los que están en las penumbras?
No olviden que Mi Luz se hace evidente en las almas en gracia y que Mi Amor OBRA AMOR desde vuestra humildad y entrega.
Confesaos, hijos míos; los quiero resplandescientes y puros. Los invito a saciarse de paz y a ser puentes de verdadero y auténtico Amor.
Irradien Mi paz y Mi bondad.
Irradien Mi Misericordia y esplendor".

sábado, 9 de octubre de 2010

Señor, sana los corazones heridos


Señor, sana los corazones heridos,
abre los corazones cerrados,
maravilla a los que te Aman
y reciben con verdadera devoción.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Dejen que Mi Luz los invada y los abrace


Señor, gracias por abrazarnos con Tu Misericordioso Corazón y por hacernos saber cuán importante para Tu Corazón es HACER EL BIEN, cuán válido es ocuparse de los que NO TIENEN AMOR y cuán necesario es ayudar a abrir el corazón a Tu Verdad.
Ya sé, Señor, que es urgente y necesario que las almas se dejen iluminar y se vuelvan a Tu Corazón. Sólo en Tu Corazón estamos cobijados y resguardados. Sólo en Vos, Padre de Eterna Misericordia, podemos estar amparados y colmados de paz y bondad.
"Cuán frágiles son, y aún no dimensionan lo importante que es estar bajo Mi Luz y amparo.
¿Por qué reniegan y no descansan en Mí?
¿Porqué temen y no se abandonan a Mi providente AMOR?
Los colmo de gracias y les concedo una luz de esperanza para que CREZCAN en Amor y Caridad, y vosotros muchas veces obstruís Mis fuerzas, las que hacen posible estar en Mi Paz y VIVIR bajo Mi protección.
Los irradio con Mi Luz de misericordia y cerráis vuestros ojos del alma; Me negáis la entrada a vuestro interior. ¿Cómo puedo iluminaros si vosotros no estáis dispuestos a VIVIR en Mí? No condicionen sus vidas. Sólo déjense AMAR y VIVIRÁN también para AMAR. Dejen que Mi Luz los invada y los abrace para que sean pedacitos de AMOR que jamás se apaga, una llama de AMOR eterno que se enciende con fuerzas y perdura para siempre".

martes, 5 de octubre de 2010

No confundan Amor con valores que corrompen la naturaleza


Señor, ven a mi corazón y háblame; cuéntame qué te hace feliz y te es grato; cuéntame las aflicciones de Tu Corazón. Necesito unirme a Vos en mi pobre oración. Haz que pueda escuchar Tu Voz y pueda corresponder a Tu inefable bondad.
"Almas mías, no corrompan Mi Ley. Vivifiquen al mundo con Mi Luz y Mi Paz. Miren cuánto Amor deposito en sus corazones y cuán negligente es vuestro OBRAR. Erradiquen de sus vidas la tibieza y vivan aferrados a MI VIVA LUZ DE ESPERANZA. Quien se une a Mí, puede AMAR, Y COMPRENDER TODO MI DOLOR. Quien se sabe pobre y negligente puede escucharMe y llevarMe. Sean constantes para ORAR Y VIVAN CONFORME A MI PROVIDENTE LEY. Sean sólidos COMO LO ES MI CORAZÓN. Sean como copos de nieve blancos y resplandecientes. Miren Mi gran OBRA y verán que NO ESTÁN SOLOS, que Soy quien vela por vuestra eterna felicidad. No confundan Amor con valores que corrompen la naturaleza. Me duele el OBRAR de muchas almas, porque son indiferentes a Mi Verdad y corrompen MI Ley, quitando paz al mundo y destruyendo un sinfín de almas inocentes. No permitan que se aniquilen tantas almas, que se mate con saña. Ustedes, hijos insensatos, reviven Mi Pasión y son destructores de Mi Amor. Viven entorpeciendo Mi plan de verdadero Amor y no consideran cuánto dolor acarrea vuestro OBRAR indigno y maléfico.
Si edifican sobre Mis huellas hallarán felicidad y si viven alejados de Mi Corazón y obedecen sólo al mundo, serán cautivos de su propia e indigna VIDA DE HORROR Y MALDAD.
Sean solícitos a Mi Amor.
Soy AMOR y es Mi anhelo verlos CRECER EN AMOR".

lunes, 4 de octubre de 2010

Soy vuestra Luz de perfecto AMOR


Hoy recibí la gracia de ver cuán imperfecta soy, pero a la vez el consuelo de saber que Jesús me abraza en su infinita Misericordia y me acompaña para que mi nada pueda un día fundirse en Su grandeza y así hacer que reviva en Su resplandor y sea finalmente y verdaderamente feliz.
Padre, cuán difícil es transitar en este mundo tan poco confidente con las dulzuras que Jesús concede; cuán difícil es mostrar al mundo Su Misericordia, cuando las almas se vuelven a sí mismas y no quieren ver esa inmensidad de FORTALEZA Y DE AMOR que encierra el Corazón de quien la vida NOS DIO, de quien se hizo un pedacito de su glorioso Amor para salvarnos.
Tengo ansias de hacer conocer y AMAR la Eucaristía; tengo necesidad de que todos seamos abrazados por esa gloriosa FUERZA que REVIVE y nos hace estar alertas ante los desafíos que abruman nuestras almas.
Cómo seríamos, Padre, si no estuviéramos arraigados a tan inconmensurable mar de gracias; seríamos tan débiles e inconstantes, y aún lo somos, pero estamos resguardados ante tantos disturbios mundanos y tanto horror.
No se puede aún dimensionar cuánto AMOR irradia esa inmensidad Eucarística, ese pedacito de glorioso AMOR que nos abraza hasta la eternidad.
Es urgente hacer conocer lo necesario que es estar cerca de tan poderosa fuerza que nos protege y dispone a ser almas resplandecientes y fieles.
"Soy resguardo y fortaleza; Soy vuestra luz de perfecto AMOR. Soy auxilio inminente para vuestra salvación. Quien permanece en Mi Luz está al resguardo de Mi Corazón".

domingo, 3 de octubre de 2010

Brille en el mundo entero Tu Misericordioso Corazón


"Señor, en este día de gloria, un viernes en donde te entregaste para darnos vida y dejarnos la gloriosa fuente de salvación, la Eucaristía, te ofrecemos nuestro ser para que Tú nos moldees y nos hagas verdaderos FRUTOS DE TU CORAZÓN, tus hijos fieles y sensatos.
Haz que veamos siempre la luz en medio de la oscuridad y que no nos cansemos de AMAR Y DE SERVIR.
Brilla en nosotros, Señor, y brille en el mundo entero Tu Misericordioso Corazón".

viernes, 1 de octubre de 2010

Bienaventurados los que permanecen firmes ante la luz de Mi Corazón


Cuando meditaba sobre la tibieza mi alma tuvo una imagen intelectiva de unas velas, eran tres, una que estaba FIRME y encendida, con una llama constante y radiante, otra un poco inclinada cuya llama era tenue y casi imperceptible y otra caída y apoyada como indiferente y arraigada solo al mundo, totalmente alejada del Espíritu y Jesús me dice que la tibieza se asemejaba a la vela del medio que se dejaba llevar por la inconstancia y la falta de fervor para orar, obrar y por sobre todo para amar y servir en el AMOR.

Debemos de tener cuidado y salir rápidamente de la tibieza pues la llama puede apagarse y cubrirse con el cebo para siempre.

"Ánimo, más oración y más entrega, más constancia y fervor. Bienaventurados los que permanecen FIRMES ANTE LA LUZ DE MI CORAZÓN, LOS QUE SABEN QUE AMAR ES BONDAD Y MISERICORDIA".

jueves, 30 de septiembre de 2010

Busco a las almas que se ocultan de Mi Luz


"Hija mía, no te rebeles ante estas luces, son Mías, no dudes. Obro en la simpleza de vuestra alma, OBRO para que le de fuerzas a las almas que tambalean ante las dudas que el mundo les hace evidenciar.
Sean frecuentes vuestras súplicas y vuestros pedidos a Mi Corazón serán una grata respuesta de Amor para alentar a mis hijitos confundidos, o para acrecentar el Amor en los que están tibios e indiferentes a tantas gracias, a tantas bendiciones que derramo y que Mi Corazón os concede.
Estoy en tu mirada, estoy en tu corazón. No temas, lleva Mi Luz y Yo os haré de vuestra entrega fiel un ancla de salvación.
Busco a las almas que se ocultan de Mi Luz y a través de Mis pequeños puedo irradiarlas y volverlas a Mi Corazón.
Necesito abrazarlas y consolarlas, mostrarles Mi Misericordia y Mi Bondad.
Lleven Mi Luz, lleven Mi Amor, Soy vuestra única ancla de salvación.
Soy, junto a María vuestra Madre, consuelo y alivio para vuestras almas".

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Esté Mi Paz en vuestras almas


“Señor, gracias por acompañarme, por bendecirme y hacer que evidencie tu magnánima protección. Es hermoso vivir bajo Tu Luz y Tu AMOR. Es una maravilla, que muchas almas no lo aprecian y no lo agradecen.

Te amo por los que no te AMAN, te agradezco por lo que NO VEN las maravillas que obra Tu Corazón y Te sirvo por los que no quieren OIR TU PROVIDENTE VOZ”.

“Cuando llegues al ocaso, hija mía, búscame y repara con oración por todos los que pasan por la vida siendo indiferentes y ofendiendo a Mi Corazón.

Ruega también por los que no Me pueden CONOCER porque el mundo les cierra el corazón y los obstaculiza. Ruega por los que viven en un permanente desconsuelo porque se aferran a valores inexistentes, porque viven ya en la tierra como en un calvario oscuro e inútil, porque los inutiliza para Amar y OBRAR EL BIEN, que es vuestro único consuelo.

Porque sólo si AMAN podrán encontrarse con Mi Corazón; sólo SI SE ABREN A LOS MÁS NECESITADOS SE ABREN TAMBIÉN A MI PROVIDENTE AMOR.

Soy vuestro consuelo y vuestro descanso y gozo.

Estoy en vuestro OBRAR, cuando es digno y está impregnado de Amor y Caridad.

Esté Mi Paz en vuestras almas”.

jueves, 23 de septiembre de 2010

No rechacen Mi Luz

"Conserven en sus almas la pureza de intención y el AMOR que los hará libres y fuertes. Vengo para abrirles el corazón, para que sean almas que se nutran de mi paz y Verdad. Busco de ustedes, mis hijos, un grato acontecer, pleno de bondad y caridad. Sean siempre guiados por Mí, por mi misericordioso Corazón.

Si se consuelan en Mí, reflejarán bondad.

Si se refugian en el mundo, serán almas tristes y dispersas.

No rechacen mi luz. Vivan de acuerdo a mi Verdad. Confíen en que en todo vuestro obrar, arraigado a la Verdad, renace vuestra debilidad y se transforma en fortaleza.

En Mí toda alma recobra fuerzas y se hace reflejo fiel de Mi Corazón.

El camino más seguro hacia Mi Corazón es vuestra humildad y vuestro AMOR A LA CARIDAD.

Quien sale de sí y ama verdaderamente, se abraza plenamente al AMOR DE DIOS".

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Mi Luz es vuestro refugio y vuestra salvación

"Señor, cuánto gozo al contemplarTe; cuánta alegría espiritual al escucharTe y cuánta paz al saber que somos tan mimados por Tu misericordiosa bondad".
"Mis hijos, caminen siempre mirando mi Luz de Verdad. Caminen llevando esa paz que sólo reflejan los que se dejan abrazar por Mí. Despierten, no estén adormecidos en la oscuridad, es hora de despertarse en Mi Luz y de consolar con Mi gracia a las almas. Apresúrense en llevar Mi Luz y en hacer que brillen muchas almas para que pueda Mi Corazón descansar en ellas. Veo mucha tristeza y mucha incomprensión. Veo muchas almas huérfanas de AMOR, esclavas del mundo que transitan bajo una oscura capa de inconstancia y desamor. Viven aferrados a falsos valores, esclavos de banalidades que destruyen.
Mis hijos, los veo a cada instante, sé cuánto aman y cuán lejos están algunos de Mi Luz, de Mi Corazón, que necesita desplegar su misericordia para que amen verdaderamente y no sean almas que sólo viven para ODIAR y para escabullirse en un mundo miserable que busca destruir y aniquilar, en un mundo que no es compasivo como lo es Mi Corazón.
No se evadan de Mi Luz, es vuestro refugio y vuestra salvación.
Despiértense, aún les falta mucho para amar y para ser fieles misioneros de Mi Verdad.
Los amo y les concedo mis gracias.
Mis rayitos de misericordia para que brillen e iluminen con fervor y bondad".

lunes, 20 de septiembre de 2010

Mi Corazón es vuestro refugio


“Señor, bendice nuestro obrar, para que sea digno, y prevalezca por sobre todo Tu abrazo misericordioso para con el prójimo.

Te ruego, Padre, que nos dispongas el alma para que reflejemos bondad y mansedumbre, para que seamos dignos de pertenecerte y humildes para hacerte conocer y amar”.

“Caminen seguros. Van conmigo. Mis pasos son firmes y no me deben eludir. Mi mirada les irradia bondad y mi Corazón es vuestro refugio en estos momentos en los que el mundo busca llevarlos por caminos ajenos a Mi Verdad. En Mí está vuestra morada, vuestro descanso y consuelo. En Mi Corazón encontrarán la alegría y la paz que tanto ansían y que son tan necesarias para vivir y para poder continuar en Mí, en Mi esplendor, que los hace ser almas radiantes y fervorosas. Amen y Yo podré amarlos más aún”.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Solo aferraos a Mí. Os amo. Jesús.


“Señor, es Tu gracia una bendita fuerza que nos acoge y nos hace permanecer cerca de Tu Corazón.

Es Tu bondad lo que derramas en nuestras almas y nos hace estar permeables a Tu voz, esa voz que irradia pureza y verdad, que nos hace estar dispuestos en los caminos que fueron signados por Tu misericordia.

Señor, cuánto AMOR, cuántas bendiciones acarician nuestras almas necesitadas de AMOR.

Ese AMOR que puede modificar un pasado agonizante en un presente glorioso para que seamos almas salvos en Vos, en Tu Misericordia, en Tu Bondad.

Ven, Señor, danos Tu Perdón y renuévanos en Tu Paz.

Gracias, Padre Bueno, porque quitaste las espinas que no nos dejaban mirarte, no nos permitían evidenciar Tu Paz y Tu venturosa compañía”.

“Procuren mis hijos vivir en MI GRACIA. Es un medio de santificación y de liberación. Debéis ser libres para pertenecerme con vuestro designio libre de ataduras terrenas.

Solo aferraos a Mí. Os Amo”. Jesús.

miércoles, 21 de julio de 2010

Cristo sangra por amor a nosotros

video

El día 11 de junio de 2010, Solemnidad del Sagrado Corazón, sangró una imagen en sobrerrelieve de Nuestro Señor Jesucristo, ubicada en el Oratorio de Adoración Eucarística Perpetua en la ciudad de Yerba Buena, provincia de Tucumán, Argentina.
La sangre comienza en la mitad izquierda del cráneo, lo cual es compatible con la ubicación de la corona de espinas de Nuestro Señor, y se desliza hasta la barbilla, hasta caer en los dedos de la mano izquierda de la imagen, que se encuentra apoyada en el pecho, a la altura del corazón.
La imagen de Cristo sangrante nos remite a la coronación de espinas y a la Pasión, lo cual a su vez nos lleva a considerar el amor infinito de Dios hacia los hombres, por un lado, y la maldad que habita en el corazón humano, por otro.
La meditación en la Pasión del Señor nos debe llevar a la conversión: oración, penitencia, sacrificios, caridad y misericordia en obras y no tanto en palabras.