jueves, 30 de septiembre de 2010

Busco a las almas que se ocultan de Mi Luz


"Hija mía, no te rebeles ante estas luces, son Mías, no dudes. Obro en la simpleza de vuestra alma, OBRO para que le de fuerzas a las almas que tambalean ante las dudas que el mundo les hace evidenciar.
Sean frecuentes vuestras súplicas y vuestros pedidos a Mi Corazón serán una grata respuesta de Amor para alentar a mis hijitos confundidos, o para acrecentar el Amor en los que están tibios e indiferentes a tantas gracias, a tantas bendiciones que derramo y que Mi Corazón os concede.
Estoy en tu mirada, estoy en tu corazón. No temas, lleva Mi Luz y Yo os haré de vuestra entrega fiel un ancla de salvación.
Busco a las almas que se ocultan de Mi Luz y a través de Mis pequeños puedo irradiarlas y volverlas a Mi Corazón.
Necesito abrazarlas y consolarlas, mostrarles Mi Misericordia y Mi Bondad.
Lleven Mi Luz, lleven Mi Amor, Soy vuestra única ancla de salvación.
Soy, junto a María vuestra Madre, consuelo y alivio para vuestras almas".

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar