jueves, 7 de abril de 2011

Benditos quienes obren con amor puro y misericordioso


En todo renacer (a la gracia. N. del R.) se evidencia la Presencia salvífica de Jesús.
En todo ACTO DE AMOR se contempla la infinita y SUBLIME MISERICORDIA DE JESÚS.
"Benditos los que realicen desde un AMOR PURO Y MISERICORDIOSO OBRAS PARA RENACER ALMAS A LA "LUZ DE LA VERDAD", A LA LUZ DE LA VIDA.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar