martes, 29 de abril de 2014

Bendigo vuestra firme y fiel disposición de amar y querer gozar en la eternidad junto a Mi Misericordioso Corazón


"Señor, gracias por todo lo bueno que me concedes. 
Sé que nada es mérito mío, que lo bueno que obro es solo Providencia y que no debo aferrarme a nada, solo debo perseverar en la oración que me une fuertemente a tu Misericordia.
Gracias Padre Bueno porque te preocupas por mejorar mi corazón, por interceder con tan grande Amor y ternura.
¡Bendito seas Padre de Eterno Amor!
¡Bendita tu gran Obra de Misericordia!
Concédenos vivir siempre necesitados de tu paz, de tu luz, de tu perdón.
Auxílianos cuando nos desviemos del verdadero camino y recompone nuestras negligencias en una ofrenda digna para tu gloria, que nada nos distraiga Señor, para que con humildad y alegría vivamos arraigados a tu benévolo Corazón.
Dispón de nosotros y haznos gratos para tu Reino celestial.
Bendito seas, Padre amado.
Bendito tu misericordioso Corazón".

"No os aflijáis, hijos míos.
Los guío con venturoso Amor, no permitiré que se evadan de mi Luz. Nada podrá hacerlos cambiar, nada podrá contra Mí. 
Soy quien los guía y protege.
Soy el Pastor que vosotros necesitáis para reconstruir el Amor que se ha perdido, para que nuevamente brille en las almas mi Luz de esperanza.
Bendigo vuestros días.
Bendigo vuestra firme y fiel disposición de amar y querer gozar en la eternidad junto a Mi Misericordioso Corazón".

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar