martes, 5 de julio de 2011

Oren a diario, con confianza y entrega



María, Madre mía, X. me lastima porque no puede comprenderme y siento necesidad de tus palabras para que pueda abrir más su corazón a la luz del cielo.

"Mi hija. Estoy en cada uno de ustedes y soy quien os guiará al Padre.
Veo en sus almas mucha soledad y tristeza.
Veo que es la oración dejada de lado y olvidada.
Mi hija, no solo se ora cuando se está en apuros; se ora a diario, con confianza y entrega.
Está mi Corazón y el de vuestro Padre deseosos de amor.
El mundo está deseoso de nuestro Amor.
Corrijan vuestras faltas y todo lo que los enfrenta con sentimientos dispares a lo que nosotros os concedemos, y OREN con el mismo fervor con el que se agradece.
No tengas miedo, hija mía, déjate guiar, déjate amar.
Os bendigo.
María".

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar