sábado, 18 de octubre de 2014

Reconfórtense en Mí, Soy vuestro consuelo y gloria



"Señor, aumenta nuestra FE y potencia en nuestra alma todas las bendiciones y gracias concedidas para nuestra salvación.
Míranos, Padre misericordioso y cólmanos de tu santa paz.
Renueva nuestras fuerzas debilitadas por el pecado y haznos fecundos en este peregrinar terreno para que sean nuestros pasos reflejo de bondad y mansedumbre".

"Cuando obedecen y permanecen en gracia están dotados de una fuerza superior y sobrenatural que los dispone a obrar sin limitaciones, siendo dóciles y pacientes a lo que mi Corazón les pide.
En todo caminar pedregoso y difícil se encuentra un Espíritu Pacífico que los acompaña, los resguarda y anima.
Reconfórtense en Mí, Soy vuestro consuelo y gloria".

Debemos confiar en que nada se pierde, todo puede ser rescatado y cuando algo nos parezca imposible, confiar en que la Providencia del cielo jamás abandona y jamás permite lo que no sea para mejorar nuestra espiritualidad.
Debemos sentirnos amados y perder el miedo. Es tan inmensa y providente la mano de Dios que solo si nos unimos a Él podemos VIVENCIARLA.
Vivamos en Dios, para Dios y al servicio de Él.


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar